De vuelta a Bilbao

regalo_planta.jpg

Pues sí, hoy 19 de noviembre, a eso de las 8:30 he cruzado la puerta de mi casita, cansada pero muy contenta. Y más contenta que me he puesto con las sorpresas que me han preparado mis dos soles Martín y Joaquín en  lugares estratégicos de la casa: dibujos de humor y textos de amor. ¡Cómo se lo han currado!  Ha sido una sensación muy especial , llegar a la casa estando vacía, en silencio, pero sintiendo la presencia juguetona de ellos, y ..¡qué limpia y ordená!

Pegados en la puerta los primeros, dándome la bienvenida: en el dibujo de Martín llego en un mosquito gigante de Senegal Airlines que vuela bajo un baobab enooorme y el poema de Bienvenida a casa, viajera de mi escritor de corazón (¡qué bien que lo tengo tan cerca!).

En la cocina, pegados en una preciosa planta, el dibujo de la tortuga Pomelo que estaba en Hahatay y que me trae el desayuno, y el poema de Mesa, desayuno, preecioooosoooo! Se ve que los he tenido muy informados porque se refleja el contraste entre los mundos de "aquí y allí".

El tercer poema, ¡cómo no!, en el ordenador en el que estoy ordenándome y que es el lugar de la casa en el que más horas meto, Ordenarse, ordenador. Os invito a leerlo también; bonito, bonito!

Los últimos en la cama, mi lugar preferido: en el dibujo Martín me ha hecho en una hamaca paradisíaca, saludando bajo el sol. El texto Cama sin mosquitera, este sí, me lo guardo para mi, para leerlo de tanto en tanto y sonreír.

Me han hecho sentirme especial, esperada y reconocida... y tan contenta!

Según me han dicho, en Bilbao ha estado lloviendo ininterrumpidamente días y días, noche y noches pero... al despertarme este mediodía... ¡ha salido el sol! Algo sabe este también.

Ya estoy en casa, de vuelta, que la vida da unas cuentas. Cuando quieras, te cuento

19 de noviembre de 2019 a las 13:11 Bego

volver

  • Siguenos en

Google+